3687665853_02ef810db6_b
Si te gusta, compártelo

Permanecer despiertos durante horas mientras luchamos para lograr quedarnos dormidos puede hacer que al día siguiente tengamos dificultades para realizar nuestras actividades cotidianas. ¿Existe algo que realmente nos ayude a quedarnos dormidos más rápidamente?

“La pregunta por sí sola implica una idea de que dormir bien es algo que se puede controlar”, asegura W. Chris Winter, autor de The Sleep Solution.

Estos consejos pueden ayudarnos a dormir mejor.

No ser demasiado insistentes.

A veces los problemas comienzan a solucionarse en el momento en que dejamos de sentir demasiada preocupación por ellos. Cuanto más deseamos dormir, más tiempo nos tomará. El sueño es una función corporal al igual que el hambre, explica Winter. Debemos asegurarnos de tener un horario de sueño regular, practicar actividad física diariamente, y evitar las distracciones que nos mantienen despiertos.

Apagar las luces.

Solemos sentirnos más cansados cuando el sol se pone y más despiertos cuando sale. Eso se debe a que el reloj interno del cuerpo se sincroniza con los ciclos naturales de luz y oscuridad, afirma Winter. “A medida que el sol se pone, muy lentamente, se va desencadenando la secreción de melatonina (la hormona que origina el inicio del sueño).

Nuestros niveles de melatonina deberían disminuir un par de horas antes de ir a la cama, pero un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Colorado descubrió que en nuestro mundo lleno de luz artificial, los niveles hormonales tienden a caer mucho más tarde y no se reducen cuando se pone el sol. Sin embargo, es posible restablecer nuestro reloj interno. Para ello debemos atenuar las luces y evitar la luz azul que emiten las pantallas durante al menos una hora antes de dormir.

Tomar un baño caliente.

El cortisol es una de las hormonas del estrés y la temperatura de nuestro cuerpo disminuye a medida que nos vamos quedando dormidos. Del mismo modo, al salir  de un baño caliente o ducha, el cuerpo comienza a enfriarse rápidamente, lo cual limita la reducción de los niveles de cortisol e induce a la somnolencia, sostiene Winter.

Mantener los pies calientes.

En los meses más fríos es aconsejable llevar calcetines para dormir porque mantienen el calor en los pies, ayudando a la dilatación de los vasos sanguíneos, eso hace que se distribuya el calor al resto del cuerpo y envía la señal a nuestro cerebro de que es hora de dormir.

Dejar que la mente divague.

Ofrecer a nuestro cerebro algo concreto en lo que enfocarse puede ser una forma muy eficaz de conciliar el sueño, siempre que no se trate de dar vueltas a alguna preocupación que tengamos. Contar ovejas no es la única manera de hacerlo. Podríamos, por ejemplo, planear nuestras vacaciones

Meditar.

La investigación ha demostrado que la meditación nos enseña a centrarnos en nuestra respiración y en el momento presente, estas técnicas pueden ayudar a combatir el insomnio bajando los niveles de estrés y evitando que nos invadan otras preocupaciones. No obstante, hay que tener en cuenta que meditar en la cama probablemente no solucionará todos nuestros problemas de sueño instantáneamente. La atención consciente es algo que necesitamos practicar regularmente, Winter opina que. “Nuestra capacidad para calmar la mente es una habilidad que podemos lograr con la práctica, no es genética”.

Si quieres saber más sobre cómo dormir mejor, no te pierdas el siguiente artículo: 10 ERRORES A EVITAR ANTES DE IR A DORMIR


Si te gusta, compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.