Dranatura
Si te gusta, compártelo

Cuando se trata de resfriados, existen dos tipos de personas, explica Shanna Levine, del Hospital Mount Sinai en la ciudad de Nueva York. “Quienes acuden al hospital 48 horas después de que empiecen a toser a pedir antibióticos porque quieren que desaparezca … y quienes ignoran los síntomas y simplemente creen que padecen una afección de garganta”.

Puede ser tentador asumir que la tos persistente es “sólo un resfriado, nada serio” y no acudir a un médico. Una encuesta de la revista médica ZocDoc de 2015 descubrió que el 43% de los encuestados preferían diagnosticarse y tratarse a sí mismos antes que ver a un médico, cuando se sentían enfermos.

Algunas de las señales que podrían indicarnos que el resfriado que padecemos es algo más grave y que deberíamos acudir a un profesional de la medicina son:

Han pasado más de tres semanas.

A pesar de que tres semanas nos puede parecer un periodo largo de tiempo, Levine opina que es muy normal que un resfriado dure hasta 21 días. “Si los episodios de tos se mantienen durante más de tres semanas puede ser preocupante”, estos síntomas prolongados podrían ser signos de asma, neumonía o de un tipo diferente de patología pulmonar.

Empeoramiento de los síntomas.

A veces empezamos a sentirnos mejor, y seguidamente empeoramos. “Hay algunas señales de emergencia que nos indican que necesitamos atención médica inmediata”, asegura Cary Sennett, presidenta y directora general de la Asthma and Allergy Foundation of America. Los síntomas parecidos a la gripe que parecen mejorar pero que regresan con una fiebre y tos más acentuadas, son uno de ellos. Según la Clínica Mayo, es probable que suframos una “infección secundaria”, que podría ser desde una bronquitis hasta una neumonía.

Mucosidades que presentan una coloración extraña.

Es normal que la saliva se vuelva más espesa cuando estamos resfriados, pero si la mucosidad es un color extraño, entonces es que algo que no es normal ocurre en nuestro organismo. “Son los glóbulos blancos tratando de combatir la infección”, afirma Levine. “Así que si percibimos colores como amarillo, marrón, verde o incluso sangre, sin duda se trata de un síntoma preocupante”.

Picazón ocular.

La picazón en los ojos podrían indicar la existencia de alergias. A veces puede ser difícil distinguir la diferencia, dice Sennett. “Hay más de cien cepas de virus del resfriado, cada una de las cuales tiende a extenderse en ciertas épocas del año, por lo cual es fácil confundir un resfriado con una alergia estacional”. Otros signos de reacciones alérgicas pueden incluir urticaria, hinchazón de la lengua, sensación de mareo y calambres estomacales.

Pérdida de peso inexplicable.

La pérdida de peso asociada con síntomas similares al resfriado podría ser un signo de hipertiroidismo, de una neoplasia maligna, de una infección bacteriana, o incluso del VIH.

Sibilancias.

“Mientras que la tos es un síntoma común del resfriado, si viene acompañada de sibilancias u opresión en el pecho, podríamos estar experimentando un ataque de asma”, afirma Sennett. Durante los ataques de asma, los revestimientos de las vías respiratorias se inflaman, se obstruyen por el moco, y luego se constriñen debido a que los músculos se tensan. “La respiración se vuelve difícil”, explica Sennet. Es importante que hablemos con un médico si sufrimos estos síntomas.

Sensación de opresión.

Debemos ser muy cuidadosos si experimentamos dolor o presión en una parte específica del cuerpo. Por ejemplo, la faringitis estreptocócica, provoca dolor en la garganta. Las infecciones sinusales pueden dañar los conductos nasales o incluso los dientes. Y por supuesto, las infecciones del oído podrían ocasionar daños permanentes, si notamos cualquier pérdida auditiva o dolor severo en el oído, es imprescindible que acudamos a un profesional de la salud.


Si te gusta, compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.